5 nov. 2008

Sobre el autor

Siempre a contracorriente. Siempre diferente. Creciente, hasta a veces absurdo pero siempre interesante. El que camina bajo la lluvia escuchando música, con o sin paraguas, y si con el, en la mano, cerrado, rompiendo esquemas. Simple, pero a la vez complejo, camino rápido, y si me pierdo me paro a preguntar. Y cuando no me encuentro, intento perderme. Relativo, es decir, nunca absoluto, respetando siempre posturas contrarias, aunque nunca las comparta. Con ideas propias, algunas más que otras. No adicto pero siempre enganchado a algo que me dé seguridad, no por ello inseguro, ni mucho menos. Como el mar, siempre llegando al mismo sitio pero nunca igual; creciendo, saltando y fluyendo constantemente, sin parar. Cruzando un paso de cebra siempre pienso en blanco, y no recuerdo lo que nunca pensé cruzando uno. Con o sin gente. Si alguien juega con fuego, me quemo. Si me pegan, pongo la otra mejilla. Y si me enamoro río, y si lloro, aunque sea por dentro, pienso. Lo siento si a veces siento, aunque nunca me arrepiento. Cansado, pero despierto, tiento a la suerte y cuando me despierto y no toco tu cuerpo miento. Aunque no tenga nada que ocultar. Y si ocultando parece que me paso es porque a veces tendría que parar. Distraído como cada vez que te miro, ido, porque me empiezas a gustar. Y es que a veces, cuando siento que te estremeces y que no me mientes creo también que te tengo que dejar. Entre sueños recuerdo que sin ti ya no es lo mismo y desisto, y me creo que te fuiste solo porque viste algo más, porque te acojonó la situación, lo que viste, lo que podría pasar. Y sin cesar de impresionar, dormido, cada mañana al despertar y ver la hora, el mundo del revés en el que vivo, recuerdo que en un paso de cebra escribí corriendo, como quien se empeña, en la pantalla del móvil, en letra pequeña estas líneas sobre mí, sobre lo que más me interesa. Sobre lo que siento, lo que más me enseña. Si no te contesto es por dos motivos: o no quiero o no puedo. Y no hay nada más que objetar. Solo que si el día esta gris yo saldré a pasear, sobre todo cuando llueve, que al empezar, las primeras gotas son las que más limpian mis heridas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Guille!!me encanta tu blog!! m gusta mucho cómo escribes!!!!:D te quiero mucho. tu SiS

Naxete dijo...

Es increible la de información que tiene una sola linea, que unida a las demás le da a todo un sentido unico y que, si lo lees por separado, no tiene sentido. Tienes que unirlo todo para que encaje, buen trabajo Will.

Un abrazo muy grande

Maldonati dijo...

Escribes muy bien,
Agrego tu blog al mio ;)

Naxete dijo...

Espero el nuevo post... para cuando?

Anónimo dijo...

perdona si en mis visitas obligadas no te tengo, pero es que de pie no me mantengo si no te digo que las rimas consonantes son cosas de antes, que no entiendo como, a tu edad, escribir asi puedes, si tres años ya no tienes....

Anónimo dijo...

como filólogo debo felicitarte por tus escritos. Cargados de una cordialidad, unida a una cierta musicalidad de tus palabras...logras una perfecta descripción de lo que es un talento manifiesto en cada texto que escribes.TÚ.
encantado de decubrir este blog
gracias

Rubén