23 ene. 2010

Dospuntocero.

Porque los días son así, cúmulos de sensaciones, información, movimiento, acción. Nadie puede controlar cómo van a salir las cosas, ni siquiera podemos prever con demasiada exactitud. Generalmente decimos que tenemos una buena temporada cuando los resultados de una serie de días nos crean una sensación de agrado y bienestar. Y lo mismo ocurre, pero en el polo contrario, con las malas temporadas. Medimos así nuestro estado de ánimo, dependiendo de este cíclico vaivén de percepciones, sin siquiera ser conscientes de ello. Los conceptos supremos de bien y mal nos sirven de referencia para evaluar, aunque abusamos demasiado de ellos.

En medio del efímero caos en el que vivimos uno no parece tener tiempo material para detenerse a razonar. Nos dejamos guiar por nuestro estado de ánimo en esos días para reaccionar, para comportarnos, sentir, decir, llamar, salir. Y si no tenemos un buen día ,que los anteriores han sido mediocres no es ni excusa ni razón. ¿Nunca te has levantado recordando que la noche anterior no fue buena y has deseado mejorar la situación? Ésa es la cuestión; fuerza de voluntad. O, cuanto menos, abrir la contemplación de posibles vías de escape. Así y solo así se sale de una mala racha, poniendo las cosas en relativo orden en la cabeza y sacando ganas de cualquier lado. Porque lo importante en esta vida es sobrevivir, subsistir. Y un mundo como el de hoy en día requiere gente fuerte y con ganas.



Hacía demasiado tiempo que ovbiaba este asunto. La mejor vía de escape no se crea, se redescubre. Por y para ello estoy hoy aquí; Todo del revés vuelve con más fuerza que nunca. Y con nueva cara.

6 comentarios:

Miss Sensation dijo...

yo tengo algo que decir al respecto, no demasiado, pero si algo.
Me gusta que vuelvas por aqui, y q tu princesa (OSEA YO) xD pueda volver a disfrutar con cada uno de tus textos!

te quiero pequeño principe sapo! :)

Jon dijo...

Prometedor.

Saleta dijo...

Pois si, tes razón, non te das nin cuenta pero os días, sean bos ou malos, van facendo mella en ti... E obligándote a actuar de tal ou cual maneira...

Pablo dijo...

bienvenido pues

dame pistachos dijo...

menos mal que sales de tu escondite.
menos mal.
:)

Lariña! dijo...

Es la primera vez que leo algo así tuyo, de otras veces no me enteraria de que tenías esto (típico en mi)
Es mucha casualidad que hoy esté teniendo uno de esos dias que te hacen escribir cosas cmo la que tu escribiste en este blog...Me hizo mucha ilusión que coincidamos en esos pensamientos..además de que escrbes muy muy bien y eso tb me hace mucha ilusion !!! ;)
No sabes la razón que tienes majo..redescubrir.La verdad,el optimismo,la fuerza...siempre estuvo ahí, solo hay que encontrarla,hay que verlo como algo tan evidente...Realmente porque lo es pero ¿por que muchos dias se me olvida?¿por que me centro en otras cosas que hacen que mi fuerza se desvanezca?Supongo que tu tambien habras pensado en esto.No se que hacer,como actuar, sigueme guiando princeso! te echo de menos.Un besazo.