28 nov. 2008

Catorceminutos

Se entrecerraron mis ojos segundos después de la tercera calada, mis pupilas se elevaron al cubo y mi cerebro se tomó un respiro. Volví al mundo unos minutos después, porque me parecía egoísta quedarme más en mi nube, y ví entonces que había pasado 14 minutos en lo que a veces llamo “Cualquier otra parte”, por la canción. Si señor, 14 minutos en los que no hice otra cosa que pensar en él, en lo que se ha convertido, en cómo ha perdido de un plumazo todo lo que me enamoraba de su forma de ser y ha aumentado su currículum sensacional con las cosas que nunca quise para él. Parece que segundo que pasa, segundo que nos separa un poco más. ¿dónde quedó el proyecto de vida en común que prometimos iniciar?. ¿dónde las ganas de recuperar, de reencontrar? Ya ni lo sé, y creo que no me importa demasiado dadas las circunstancias. Es solo que a veces me pongo nostálgico en fechas clave, y hoy para mí es una fecha importante aunque nadie lo sepa. Y tras haberme pasado Lunes, Martes y Miércoles de vida horizontal sin siquiera salir de la residencia (salí de mi habitación para comer y cenar) ayer Jueves me desperté para salir a la calle, pasear y comprar tabaco y ron. Tenía yo ganas, coño. La noche de ayer se resumiría en pocas palabras: etílico, cleptómano e imán para mujeres. Y el botín de anoche se reduce a: un spray anti-violadores de defensa personal, un salero, dos camisetas de Whisky Dyc, así como unas 15 púas de la misma promoción, 3 carteles publicitarios, un paquete de caramelos para la garganta y un lápiz que no recuerdo si salió conmigo de la residencia o se cruzó en mi camino. Con todo esto solo quiero ejemplificar que, de un momento a otro, pasé del tema y me fui a lo mio sin volver a recordar la fecha en toda la noche. Y, como ha sobrado ron y las resacas se curan con otra borrachera, me permitiré el lujo de hacer lo mismo esta noche, pero sin 14 minutos en Cualquierotraparte. Ya no valen la pena.

1 comentario:

Anónimo dijo...

animo