28 dic. 2008

El banco de siempre

"La vida se ha vestido de repente de gris, añoro tus llamadas; que aparezcas a mi lado con un beso de más, que te mueras en mis pisadas." Lo he esuchado ya muchas veces, pero hoy estas palabras me calan más. Quizá porque hoy suenan más fuerte, quizá porque hoy me siento más débil. Porque las estoy escuchando en donde no debo, en el banco más apartado del parque, el que llené de dibujos, firmas y canciones, el que está frente al río, donde hace algo más de un año todo empezó a estar del revés. El mundo ya no gira en la misma dirección; eso también estoy cansado de oírlo y se suma esa frase y muchas otras más al conjunto que hoy me gana la batalla. Pero por lo menos no he sacado bandera blanca, y me vence, pero yo no desisto, yo pierdo en el intento; en el campo de batalla.

26 dic. 2008

Otro rollo, totalmente.

Una vez más me doy cuenta de que está todo del revés. ¿Porqué sinó me doy cuenta siempre tarde de que la llave en Pontevedra va con los dientes hacia abajo y en Salamanca con ellos hacia arriba? Si es cuestión de comparar, habría que tener un punto de comparación, una referencia. Y no la hay, porque no hay color, porque no tienen que ver; otro rollo. Totalmente. Al margen del handicap que cada uno logremos, en el fondo siempre nos sorprenderemos un día intentando abrir el cerrojo con la llave del revés.

Y no hay manera, Guillermo, no te entra en la cabeza. Las rutinas no son lo tuyo, no te van los convencionalismos y siempre estás intentando que las cosas cambien y sean más justas (a tu medida). ¿Que porqué hablo conmigo mismo? Pues porque puede que hasta me esté volviendo un poco trallado. El caso es que sin comerlo ni beberlo hace escasos minutos noté el viento frío en mi cara, la humedad entrando por la rendija abierta en la ventana de la terraza, como hacía meses que no me sentía, inhalando y exhalando las palabras, los sentimientos y las ganas de volver atrás para poder de nuevo ser egoísta en ciertos aspectos. Pero me doy cuenta de que así tiraría por la borda los tres meses de cambios pequeños pero incesantes. Y eso es algo por lo que no estoy dispuesto a pasar; como he hablado hoy con Lau, miro hacia atrás y me veo con 15 años como un auténtico niñato, y sé que en un tiempo miraré atrás de nuevo y, auqnue me imagine con casi 19 y todavía algo inmaduro en comparación, seguiré sintiéndome orgulloso de haber tomado hoy por hoy decisiones que no causen demasiados estragos. Ni a mí ni a los que me rodean. ¿Para qué hacerme/hacerles daño si todo está del revés?

14 dic. 2008

Pequeños momentos

Le regalaron su primer minuto de vida justo una semana antes de que me diesen a mí el mio. Y hoy en dia, casi 19 años después estoy convencido que si con tan solo 7 días de vida le hubiesen dejado estar en la clínica La Merced el 25 de Enero de 1990 para ver mi primer minuto de vida, hubiese dado todo por presenciarlo. Eso es todo lo que necesito saber para ser feliz, y una vez más hoy lo ha demostrado. No ha hecho nada espectacular, pero me ha hecho disfrutar de pequeños momentos, y eso, hoy en día para mí es lo importante. Y creo que eso es todo lo que ella necesita saber ahora mismo. Eso y que SIEMPRE estaré a su lado. Aunque... eso ya lo sabe.

11 dic. 2008

Todo Del Revés.

En días como los de esta semana, uno tras otro, es cuando entiendo porqué llamé a mi blog TodoDelRevés. Días como estos son los que hacen que me tumbe en la cama y, con el cuerpo recto y la cabeza colgando, casi casi tocando el suelo, me fume algo y piense que hoy en día todo está del revés. Y no solo porque vea las paredes llenas de fotos en blanco y negro bocabajo, sinó también porque los roles que jugaba con respecto a las personas más importantes de mis días se han intercambiado totalmente; además, siempre suena alguna canción que deja entre lineas que las cosas se han dado la vuelta. Y entonces lo leo, porque lo tengo a la altura de los ojos y es lo único legible, ya que si me pongo cabeza abajo lo veo del derecho:

"Un tipo sutilmente sexy, un estilo reconocible y un talento prodigioso...", así reza escrito en mi pared, y así quedará. Hoy necesito ponerme bocabajo. Hoy está TODO DEL REVÉS.

9 dic. 2008

06:05 AM

Lo sabía. Sabía que en cuanto te escuchase descolgar el móvil (que no sabía ya si era el mismo desde que no estoy) todo lo que quería decirte se desvanecería. Sabía que me temblaría la voz de esa manera, que no sabría como empezar y que diría que todo va bien sabiendo que no es así. Por saber, sabía que me pondría a fumar desde el primer minuto, lo que no sabía era cuánto duraría la conversación. Cinco horas, quien me lo iba a decir. Dijiste que ahora me sentiría mucho mejor, yo me noto mucho más pequeño. Como un niño que la ha liado, pero más responsable, ya que reconozco mi error y pido perdón por ello. No quería ir más allá, créeme, es solo que... aún sabes como convencerme para que acabe cantándolo todo. Pero, ¿Qué más da ahora? Cómo me joden las despedidas, sobre todo si son contigo. Cómo ahoga el silencio tras despedirnos. Cómo me jode no ser capaz de poner las Pussycat Dolls de los cojones, no poder parar de fumar ni de beber, y lo que más me jode es que esta vez...

4 dic. 2008

Room 406

Cuatroceroseis es el primer pedazo de mundo a mi entera disposición. Es un estilo de vida, y tengo los derechos de autor.. El equilibrio perfecto entre blanco y negro y color, lo peor pero también lo mejor. Cada día mi cobijo, el andamio que refuerza mi burbuja, dándole estructura. El espacio cerrado más abierto que exista, motivo para que siga, el que quiera entrar que se ponga a la fila, que aquí solo entra quien diga yo. Son mil caras, conocidas y sin serlo que sin comerlo ni beberlo acabaron en la pared. Que me miran, me abstraen y a la vez me inspiran. El lugar para ser yo, el tiempo que pasa sin que arregle mi reloj, mi persona, mi obsesión. Mi sitio para luchar, sin dejar de reir y evitando llorar, mi habitación. Las paredes que me cubren, me arropan y dan calor, mi mundo en miniatura, mi pequeño rincón. Un techo bajo el que conseguir mi ilusión, bajo el que enamorarme, donde sentir la pasión. Son los besos que me quedan, reunidos en un cajón, los recuerdos que algundía guardaré en un gran arcón. Mis tesoros, los frutos de mis ataques de cleptomanía y todo sellado con garantía de tenerlo controlado. Los momentos, las botellas de alcol. La ropa interior en el suelo, mia o no, y también su adiós. Es un cuarto entre un ciento pero es cierto que es el mejor.

1 dic. 2008

Microrrelato

Y en cuanto a mí, todavía colecciono peluches de monos, sigo agradeciendo a los indígenas que nos pasaran el cacao, el café y el tabaco, y aún conservo la fe en mis ideales. Es por si te interesa, como ya ni preguntas...

Me gusta esto de los microrelatos en los que escaso de caracteres dejo entre líneas una historia profunda que cada uno puede continuar como quiera, porque para cada uno es diferente. Porque, como ya he dicho otras veces, todo es relativo.