24 may. 2009

El día productivo Nº6987



Me desperté esta mañana y nada más abrir los ojos noté un haz de luz recorrer mi habitación. -¿Un flash?- Pensé. Pero la realidad tardó décimas de segundo en explicarlo; con un fuerte trueno el cielo dejó claro que hoy no iba a ser un día perfecto. -Joder- Dije, -Con lo que me encantan las tormentas y hoy no puedo salir a mojarme... Tengo que estudiar-. Decidí que la única manera de empaparme era meterme bajo la ducha, y me lo tomé tan en serio que cuando me quise dar cuenta llevaba 25 minutos en remojo.

Decidido a hacer de hoy un dia semiproductivo me tomé media tarde para recoger y ordenar tanto la habitación (que daba ASCO) como el armario (que daba PUTO ASCO), y luego dejé que los soldados de la II Guerra Mundial se llevasen mi tiempo y mi concentración. Siguió lloviendo y seguí encerrado; -Cuando termine de cenar voy a salir a empaparme, lo necesito- Pero para entonces el cielo había despejado y los charcos disminuyeron su volumen. -Mierda, el cielo tenía razón, hoy no es un buen día...- y me senté de nuevo, volví a hablar con mis padres, que por mi culpa y la de mi hermana se han enganchado también a Lost... si supiesen que el día que escribí la entrada anterior a esta me quedé despierto hasta las 6:30 AM viendo en directo el último episodio de la 5ª temporada probablemente me matarían.

El tiempo ha pasado lento para, por fín, sumar un día más a mi vida. Un día que de no ser por mi afán de sentirme autorealizado, hubiese pasado inadvertido en mi vida. Lo recordaré como "el día productivo Nº6987".

¿Qué me despertará mañana?

13 may. 2009

Cambiando los días...

Sucede un día cualquiera; te levantas de la cama con la clara sensación de "hoy no va a ser un buen día", y por mucho que se considere un tópico sientes perfectamente que las cosas hagas lo que hagas no van a salir bien. Odiosa y paradójica esta sensación te persigue el día entero: empapas el suelo del baño al salir de la ducha mientras intentas encontrar tu careto en el espejo luchando así contra todo el vaho que tu supuesta "ducha de 2 minutos" alargada casi en 20 creó. Casi viertes el colacao encima del nórdico, maldita manía de desayunar en la cama...

De repente ves el reloj: son las 13:40 y te preguntas qué coño haces desayunando si te van a llamar para comer en 20 minutos, y piensas: ¿lo ves? Un auténtico Mal Día. Y encima la comida no es demasiado comestible. No lo suficiente. Y entonces te preguntas si los emo se sentirán así todos los días... que horror.

Subes a tu habitación, haces mil cosas, ordenas, recoges, y vuelves a ver la hora: las 14:10. ¿Solo 10 putos minutos desde que bajaste a comer? Imposible; alguien debe estar jugando con el tiempo... Eso querría decir que la tarde se te va a hacer eterna. Me cago en puta, pienso mientras lío algo fumable. Esto se acabó, me digo a la sexta calada; ya que no voy a hacer nada productivo en todo el día, hoy pienso aprender a poner mis fuerzas en cambiar un mal día y volverlo bueno, joder!

...Y resulta factible! Mi día mejoró, recibí un paquete de alguien especial en mi residencia, quedé para agradecerlo pero antes salí a pasear y la cena... no estubo tan mal. Y las conversaciones por messenger en el fondo no son tan malas, aunque nunca comparadas a un buen cara-a-cara.

Y cuando bajé a por una coca-cola decidido a esperar hatsa las 03:00 para ver perdidos online el final de la 5ª temporada al mismo tiempo que en EEUU y en la máquina no quedaba NADA creí que el mal día había vuelto... suerte que Mamen tenía en su nevera, y al final me llevé un Burn, que con el ron de mi nevera hace un buen aliciente para esperar el acontecimiento despierto. Friki, lo sé, y orgulloso de ello!

5 may. 2009

Duérmete joder!

No sé si fue el calor o la cantidad de cosas que pasaron ayer, pero me resultó casi imposible conciliar sueño. Decidí meterme entre sábanas a una hora prudente, un poco de indie suave, dos almohadas y semidesnudo. Cambié de postura 37 veces, pero no hubo manera. Decidí poner en orden mi cabeza; ya iba siendo hora de aclararme, de no dejar que mi estado de ánimo me venciese una noche más; paso de dormirme otra vez triste, me dije. Así que dediqué un par de hora s a pensar, pensar y pensar, me ví un capítulo al azar de Anatomía de Grey (me ayuda bastante) y entonces intenté de nuevo dormirme. Nada, no había manera joder. Faltaba algo por hacer: quitarse el problema de encima. Así que dejé mi carga negativa escurrirse con la espuma de una ducha de 35 minutos con cambios de temperatura. Listo, me dije, ahora sí que sí. Cerré los ojos y...

...Me desperté esta mañana con esa sensación de que has soñado con algo fantástico, pero como siempre que lo intento, al reconstruír el sueño en mi cabeza solo obtuve reminiscencia de 20 minutos entre las 5 y las 5.20 AM que dediqué a imaginar el futuro que me espera cuando en un par de meses pida que me echen crema en la espalda. Echaba de menos algún sueño pseudoerótico mientras estaba tan confuso! :D

2 may. 2009

Anoche me bebí las nubes

Anoche me bebí las nubes. Dejé el cielo despejado pero no así mi cabeza, todos sabemos que beber para olvidar no es sino intentar olvidar la razón por la que bebes. Y entonces no sé qué pasó. Mi cabeza creo que no quería, pero mis pasos me llevaron a buscarle, solo quería verle. Obviamente no le encontré, pero en mi camino una vez más se cruzó esa serie de extrañas sensaciones que suele aparecer tras rellenar el vaso por tercera vez. Miento, debe ser la cuarta.

He roto con el pasado una vez más, y para qué negarlo, me siento bastante solo. Y cómo me jode que la situación se me haga hasta familiar. Los trozos rotos de lo que queda de cada uno en mí no consiguen encajar, sé que son piezas de distintos puzles así que no trato siquiera de arreglarlo. Intento no darle demasiadas vueltas, es solo que me jode. Sí, me jode; ¿Y qué? A quién le importa lo que me joda hoy en día...

Anoche me bebí las nubes, y también bailé un rato con ellas; entre mis circunstancias y su húmedo calor encontré un estado de aparente calma y allí decidí quedarme, observando. De vez en cuando pensaba en llegar a mi cama y matar un poco de tiempo; tiempo dormido, tiempo perdido. Es decir, tiempo que ha muerto. Me despejó el sol de las 8.30 de la mañana en un punto concreto de la Plaza Mayor y me dí cuenta de que ya no tenía ni voz para dar un paso más sin caer rendido ante la tentación de matar el tiempo. Siempre se dijo que el tiempo todo lo cura, pero yo lo prefiero muerto ya que no tengo oportunidad de disfrutarlo.

Anoche había nubes en el cielo; creo que en algún momento mientras caminaba solo bajo el cielo una gota me dio de lleno en en hombro. Entre tequilas y licorcas me ví a mí mismo en el sucio espejo de algún bareto y me dije que esto es una mierda y que no soporto verme así. Pero suele ser jodido ayudarse a uno mismo, y esta vez es mi caso.

Me he despertado con una resaca de la hostia, sin apenas voz y he visto por la ventana que no había nubes en el cielo. Hoy no, ayer sí. Y ahora me pregunto qué coño voy a beber esta noche si no se ve una nube en kilómetros a la redonda. Creo que me voy a dar un homenaje, que voy a cargar las pilas de nuevo y esta noche saldré con la esperanza de cruzarme con alguna. Nube, por supuesto.