27 jun. 2009

Meticuloso delirio

Nada más entrar en el bar me encendí un cigarrillo y fui directo a la barra a demandar una copa de buen ron. Desde allí veía todo el local, así que aproveché para buscarle. Encontré su pelo de sutil matiz rojizo y bajo éste su espalda, una camiseta blanca con una sugerente mancha color coca-cola fruto, pensé, del estado de embriaguez de cualquier desconocido. Quería, podía y hasta quise no poder; cuando me quise dar cuenta ya estaba frente a él y, pues, frente a la tentación.

Recordé entonces cuando sin apenas conocernos nos cruzamos por la calle del Obispo Jarrín, recordé cómo meses después apareció en mis sueños. Recordé como sin planearlo demasiado la luna de una noche de primavera nos pilló besándonos en la misma calle, en el mismo sitio donde nos vimos por primera vez. Solo entonces, antes de recordar el incidente con mis gafas o el momento de despedida en el que prometí volver a vernos, habíamos salido del bar. En vez de mirar la mancha de su camiseta había algo en él que una vez más me impedía fijarme en otra cosa. ¡Joder, otra vez no! Estábamos fuera, fumándonos algo, volviéndonos a besar. Esta vez la luna era mucho más veraniega a pesar de la lluvia, era pleno Junio y recé por poder pasar una noche junto a él por cada estación del año, aunque solo sumasen 4 al año.

Esta vez fueron la Plaza de las Platerías y sobre todo su fuente los testigos presensiales del delirio de jadeos y mordiscos por el cuello en el que nos involucramos por una noche. Le dejé en su casa sano y salvo y antes de deambular hasta encontrar dónde dormir le pedí otra noche sin esperar respuesta. Me fui. Él no lo sabe, o no del todo; Quiero volverle a ver.

19 jun. 2009

Boom

Ayer exploté; tenia demasiadas cosas en la cabeza, cosas de las que no me había desahogado y evitándolas me ahogaron, me hicieron estallar en infinitas lágrimas a las 8.30 de la mañana. LLoré durante un buen rato, mi hermana se asustó pero después comprendió que era todo de la borrachera, menudo ciego anoche, menuda liamos. Estallé, lloré, me desahogué. Ya estoy en casa y me queda todo un verano por delante. Promete. Y mucho.

24 may. 2009

El día productivo Nº6987



Me desperté esta mañana y nada más abrir los ojos noté un haz de luz recorrer mi habitación. -¿Un flash?- Pensé. Pero la realidad tardó décimas de segundo en explicarlo; con un fuerte trueno el cielo dejó claro que hoy no iba a ser un día perfecto. -Joder- Dije, -Con lo que me encantan las tormentas y hoy no puedo salir a mojarme... Tengo que estudiar-. Decidí que la única manera de empaparme era meterme bajo la ducha, y me lo tomé tan en serio que cuando me quise dar cuenta llevaba 25 minutos en remojo.

Decidido a hacer de hoy un dia semiproductivo me tomé media tarde para recoger y ordenar tanto la habitación (que daba ASCO) como el armario (que daba PUTO ASCO), y luego dejé que los soldados de la II Guerra Mundial se llevasen mi tiempo y mi concentración. Siguió lloviendo y seguí encerrado; -Cuando termine de cenar voy a salir a empaparme, lo necesito- Pero para entonces el cielo había despejado y los charcos disminuyeron su volumen. -Mierda, el cielo tenía razón, hoy no es un buen día...- y me senté de nuevo, volví a hablar con mis padres, que por mi culpa y la de mi hermana se han enganchado también a Lost... si supiesen que el día que escribí la entrada anterior a esta me quedé despierto hasta las 6:30 AM viendo en directo el último episodio de la 5ª temporada probablemente me matarían.

El tiempo ha pasado lento para, por fín, sumar un día más a mi vida. Un día que de no ser por mi afán de sentirme autorealizado, hubiese pasado inadvertido en mi vida. Lo recordaré como "el día productivo Nº6987".

¿Qué me despertará mañana?

13 may. 2009

Cambiando los días...

Sucede un día cualquiera; te levantas de la cama con la clara sensación de "hoy no va a ser un buen día", y por mucho que se considere un tópico sientes perfectamente que las cosas hagas lo que hagas no van a salir bien. Odiosa y paradójica esta sensación te persigue el día entero: empapas el suelo del baño al salir de la ducha mientras intentas encontrar tu careto en el espejo luchando así contra todo el vaho que tu supuesta "ducha de 2 minutos" alargada casi en 20 creó. Casi viertes el colacao encima del nórdico, maldita manía de desayunar en la cama...

De repente ves el reloj: son las 13:40 y te preguntas qué coño haces desayunando si te van a llamar para comer en 20 minutos, y piensas: ¿lo ves? Un auténtico Mal Día. Y encima la comida no es demasiado comestible. No lo suficiente. Y entonces te preguntas si los emo se sentirán así todos los días... que horror.

Subes a tu habitación, haces mil cosas, ordenas, recoges, y vuelves a ver la hora: las 14:10. ¿Solo 10 putos minutos desde que bajaste a comer? Imposible; alguien debe estar jugando con el tiempo... Eso querría decir que la tarde se te va a hacer eterna. Me cago en puta, pienso mientras lío algo fumable. Esto se acabó, me digo a la sexta calada; ya que no voy a hacer nada productivo en todo el día, hoy pienso aprender a poner mis fuerzas en cambiar un mal día y volverlo bueno, joder!

...Y resulta factible! Mi día mejoró, recibí un paquete de alguien especial en mi residencia, quedé para agradecerlo pero antes salí a pasear y la cena... no estubo tan mal. Y las conversaciones por messenger en el fondo no son tan malas, aunque nunca comparadas a un buen cara-a-cara.

Y cuando bajé a por una coca-cola decidido a esperar hatsa las 03:00 para ver perdidos online el final de la 5ª temporada al mismo tiempo que en EEUU y en la máquina no quedaba NADA creí que el mal día había vuelto... suerte que Mamen tenía en su nevera, y al final me llevé un Burn, que con el ron de mi nevera hace un buen aliciente para esperar el acontecimiento despierto. Friki, lo sé, y orgulloso de ello!

5 may. 2009

Duérmete joder!

No sé si fue el calor o la cantidad de cosas que pasaron ayer, pero me resultó casi imposible conciliar sueño. Decidí meterme entre sábanas a una hora prudente, un poco de indie suave, dos almohadas y semidesnudo. Cambié de postura 37 veces, pero no hubo manera. Decidí poner en orden mi cabeza; ya iba siendo hora de aclararme, de no dejar que mi estado de ánimo me venciese una noche más; paso de dormirme otra vez triste, me dije. Así que dediqué un par de hora s a pensar, pensar y pensar, me ví un capítulo al azar de Anatomía de Grey (me ayuda bastante) y entonces intenté de nuevo dormirme. Nada, no había manera joder. Faltaba algo por hacer: quitarse el problema de encima. Así que dejé mi carga negativa escurrirse con la espuma de una ducha de 35 minutos con cambios de temperatura. Listo, me dije, ahora sí que sí. Cerré los ojos y...

...Me desperté esta mañana con esa sensación de que has soñado con algo fantástico, pero como siempre que lo intento, al reconstruír el sueño en mi cabeza solo obtuve reminiscencia de 20 minutos entre las 5 y las 5.20 AM que dediqué a imaginar el futuro que me espera cuando en un par de meses pida que me echen crema en la espalda. Echaba de menos algún sueño pseudoerótico mientras estaba tan confuso! :D

2 may. 2009

Anoche me bebí las nubes

Anoche me bebí las nubes. Dejé el cielo despejado pero no así mi cabeza, todos sabemos que beber para olvidar no es sino intentar olvidar la razón por la que bebes. Y entonces no sé qué pasó. Mi cabeza creo que no quería, pero mis pasos me llevaron a buscarle, solo quería verle. Obviamente no le encontré, pero en mi camino una vez más se cruzó esa serie de extrañas sensaciones que suele aparecer tras rellenar el vaso por tercera vez. Miento, debe ser la cuarta.

He roto con el pasado una vez más, y para qué negarlo, me siento bastante solo. Y cómo me jode que la situación se me haga hasta familiar. Los trozos rotos de lo que queda de cada uno en mí no consiguen encajar, sé que son piezas de distintos puzles así que no trato siquiera de arreglarlo. Intento no darle demasiadas vueltas, es solo que me jode. Sí, me jode; ¿Y qué? A quién le importa lo que me joda hoy en día...

Anoche me bebí las nubes, y también bailé un rato con ellas; entre mis circunstancias y su húmedo calor encontré un estado de aparente calma y allí decidí quedarme, observando. De vez en cuando pensaba en llegar a mi cama y matar un poco de tiempo; tiempo dormido, tiempo perdido. Es decir, tiempo que ha muerto. Me despejó el sol de las 8.30 de la mañana en un punto concreto de la Plaza Mayor y me dí cuenta de que ya no tenía ni voz para dar un paso más sin caer rendido ante la tentación de matar el tiempo. Siempre se dijo que el tiempo todo lo cura, pero yo lo prefiero muerto ya que no tengo oportunidad de disfrutarlo.

Anoche había nubes en el cielo; creo que en algún momento mientras caminaba solo bajo el cielo una gota me dio de lleno en en hombro. Entre tequilas y licorcas me ví a mí mismo en el sucio espejo de algún bareto y me dije que esto es una mierda y que no soporto verme así. Pero suele ser jodido ayudarse a uno mismo, y esta vez es mi caso.

Me he despertado con una resaca de la hostia, sin apenas voz y he visto por la ventana que no había nubes en el cielo. Hoy no, ayer sí. Y ahora me pregunto qué coño voy a beber esta noche si no se ve una nube en kilómetros a la redonda. Creo que me voy a dar un homenaje, que voy a cargar las pilas de nuevo y esta noche saldré con la esperanza de cruzarme con alguna. Nube, por supuesto.

29 abr. 2009

¿Porqué?

Una vez más recurriendo a lo de siempre; ¿de qué sirven helados de chocolate como si fuesen chutes de felicidad cuando ya no quieres fingir ser feliz? O por lo menos me ayudan más unas caladas de cruda realidad encerrado en la habitación pensando, quisiera, dejando de pensar. ¿A dónde ir cuando necesito un trago de aliento merced de una canción de desamor? Ayer salí a buscarlo, un lugar apartado, tranquilo, solitario; donde poder pensar, tranquilizarme. Pero como era de esperar, ayer se escondió, ayer no apareció. Claro que me gustaría conocer más esta ciudad, pero hay veces que parece no dejarme, parece cerrarse a mi paso y procura encajar entre sí todas las partes por las que ya he pasado para que no vea nada nuevo. No por ahora. Qué putada, pienso; ¿Porqué?

21 abr. 2009

Horas muertas

Qué bien viene desconectar. No hacer nada pero en el fondo hacer cosas. Me da igual la productividad de mis actos mientras mis palabras y sentimientos sigan siendo tan reconfortantes. Aprender no es tan difícil como lo pintan, y en estos días voy haciéndolo, poco a poco. A conocerme, a conocerles y a tenerles calados. A mí mismo es mucho más complicado aunque me voy cogiendo el tranquillo. A través de las horas muertas, del ruido de máquinas, coches y a través de la música y la literatura que en estos días copan el imparable tiempo. Durmiéndome temprano y, por ello, madrugando. Y con todo el tiempo que con ello consigo me entretengo en la cocina con sofritos, papas y tortillas. Algunas mañanas me gusta salir a dar un paseo, a ver a la gente e imaginarme sus vidas, a encontrarme a mí mismo mirándome de frente en cualquier escaparate y a decirme que debería engordar un poco más y volver al gimnasio. Porque he aprendido que no hay mejor madre que uno mismo y para ello aquí estoy, para seguir adelante; ¿Qué te queda al fin y al cabo sino tú mismo?

19 abr. 2009

Esperanzas y Miedos.

Me encanta esta casa y adoro el barrio. Una zona tan bohemia como La Latina me inspira una tranquilidad urbana acojonante. Un poco de electrónica suave, un Sunshine de Keane. Fumando costo con permiso de su madre mientras ellos duermen y yo llevo desde temprano despierto. La ventana entreabierta que tampoco mola ahumarle el salón. Aire helado de una mañana cualquiera de primavera, con olor a capital. Y yo sin pelo; ¡Joder! Qué buena situación como para darle más vueltas al asunto. Al fin y al cabo es cuestión de seguir un pacto que en parte traiciona un sentimiento pero en el fondo solo lo aplaza. A por ello; a seguir viviendo sin darle demasiada importancia a nada que realmente no la tenga. Esperanzas y miedos, qué gran título para recopilar en cincuenta y pico minutos toda una vida y publicarla. Qué duro darse cuenta de lo que hay, y qué fácil aprender a tomárselo un poquito con calma y relajarse. Creo que después de tantos días sin apenas consumir mis ideas se están fundiendo en una masa de sentimientos, pensamientos y sensaciones. Voy a darle forma.

1 abr. 2009

Introducción de personajes.

Hoy recuerdo muchas cosas que merecen la pena.

De copiloto con Kath cantando a pleno pulmón, quemando batería del coche de su padre tras 16 largos años de amistad eterna. De ella recuerdo tantas cosas que se me ha ocurrido recordar el último gran momentazo hasta el momento.

El polvo de mi vida, la canción que sonaba al llegar a rozar el éxtasis, a Eric, el calor de su piel y sobre todo su sabor. Recuerdo como lo nuestro fue siempre a escondidas: al principio temblando, y poco a poco sintiendo ese nosequé sin nombre que vuelve a uno loco.

Las mañanas de Lunes pienso en mi vida anterior, con tantas cosas que contar mientras subía al colegio a toda hostia con Nicole y sendos cigarrillos. Nuestras grandes tardes, nuestras frases míticas y nuestras canciones.

Recuerdo a Blake y cuánto le quise; tanto prometimos que al final nos saturamos.Lo mucho que me atraía su mundo, su vida, su círculo de amistades y recuerdo también el momento en el que prácticamente me expulsó de su vida tras tanto juntos. Aunque creo que esto último me había prometido no recordalro. Mierda.

Cuando salgo al exterior de la 406 a respirar el aire puro de la calle me es imposible esquivar la corriente de recuerdos que chocan contra mi cuerpo refrescándolo y a veces colgelándolo, con olor a Derek y todo lo que tenemos en común. Me vienen a la cabeza palabras demasiado frescas, besos suaves e intensos, ironías y un sentido del humor inteligente bastante desarrollado.

En algunas tardes de viernes recuerdo a Chelsea y a Nadia, nuestro local y tantas y tantas sequías. Lo que he reído en mi vida con ellas, madre. Los ratos de achante en DDCC, las largas conversaciones y los momentos más extraños; Quién viese a Nadia con una servilleta en la cabeza o a Chelsea comiendo hasta explotar, ¡Con lo escuálida que está!

Es extraño darme cuenta de cuánto me conoce Greg, y de la suerte que tengo de que pueda recetarme soluciones a problemas, líos amorosos y enfermedades. Siempre cortándome la respiración con sus ojos, los más potentes que he visto hasta ahora; durante la tarde de Starbucks noté que hablaban solos. Qué gusto pensar que brindaré con ellos muchas más veces. Espero que demasiadas.

Y los mejores recuerdos frescos los de Alisson, con ella todo se basa en teorías: de colores al cocinar y de perfecciones imperfectas en el terreno personal. Y con teorías que explican el mundo y el halo de misterio que lo rodea, la vida se hace un poquito más fácil. Y sinó sé que siempre nos quedarán las cosas suyas y mías para tirar de nosotros adelante. Aunque se haga duro decirlo.

18 mar. 2009

El conejo blanco

Ya lo veía yo venir; todo, pero no tan pronto. Ahora mismo me bloqueo en el recuento de horas que quedan hasta llegar a casa y me pierdo al intentar decidir cuales de ellas emplear en reordenar un poco la 406 y hacer la maleta. Mi estado de ánimo es un balance entre las ganas de ver cómo han cambiado estos 2 meses a gente a la que quiero tanto y el desánimo de dejarme en Salamanca la razón más vital para respirar que he encontrado por casualidad y no quiero dejar atrás. Y esta sensación es la que me mantiene realmente bloqueado. No tengo el día para buscar al conejo blanco, hoy en el país de las maravillas me convierto en conejo blanco yo mismo y salgo corriendo a toda prisa porque llego tarde. Aunque yo me sentaría con el sombrerero a tomar una taza de té y a gritar ¡GATO! para que se monte el percal en busca de la jalea. Hay que liarla, siempre.

16 mar. 2009

MADrid


Sonreí. Era lo más oportuno, la sonrisa salió de mi como acto reflejo y no pude contenerla; fue algo instantáneo. Seguí bajando escalones de la boca de Metro y mis pensamientos se desvanecieron una vez más entre escaleras mecánicas. Estos 4 días cargados de ese surrealismo que choca contra el suelo y se hace trozos de realidad me han servido (como todo en esta vida) para encuentros, reencuentros y desencuentros. Aprovechable para aprender de errores, pero también de aciertos, atrevimientos y osadías varias. Siempre sacando partido a todo, empeñado en demostrar tantas cosas. Luces, humo, sombras, caras conocidas, ron y el olor que percibes cuando te sientes como en casa. Viví un nuevo intento fallido de insurrección de la vitrocerámica rosa fuxia y me encontré en situaciones tan embarazosas en las que no pude parar de repetir las mismas frases quedando de necio. Mi teléfono en un WC, sin retorno; lo único que hace después del chapuzón es vibrar sin parar, creo que está compinchado con la vitrocerámica. Bajo los fusibles y decido que la oscuridad es lo que pega en ese momento. Salgo al balcón y con Vetusta Morla sonando a todo trapo disfruto calada a calada del bohemio barrio de La Latina. No todo fueron caras de boniato, también hubo muchas risas.

10 mar. 2009

Explosión en mi cabeza

Anhelos de mi cama, vacío y silencio, nostalgia en papel extrafino, que me quede contigo, una y otra locura; la tuya, la mía, un cazador cazado y cerveza a mansalva. Melodía a piano, pasión y sentimiento, un tequiero si yo apenas tengo voz, una mente precoz, tentación sin remedio. Sabe a hierba de la buena, ¿Qué tal todo por mi pueblo? De sonrisas siniestras y tipos aparentemente amables, sus caras, sus gestos y la More ya no está. Con base acuosa, arrítmico; indomable. Atentado en mi cabeza, siniestro total, rápido, rápido, lento. El vacío de mi vaso, el llenazo de un concierto de Keane, una botella de ron vacía, la Antología Poética de Gerardo Diego que robé, gracias una vez más al Club Internacional del Libro por contribuír a la causa. De días sin prisa, tardes sin viento o el reloj que te regalé. Por la puerta de emergencia, sin sentido, dirección ni rumbo, con mi cabeza en tu hombro, o de ganas de soñar. ¿Porqué llegas tarde? Y otras muchas monotonías. Con caras de boniato tras el humo de un cigarrillo liado, sin segundas intenciones que hablan de treguas en mi cama, de dos hombres y un problema. Tantos botes de ajo en polvo, que recuerdo, le encantaba; de teorías de colores y Anatomía de Grey, piernas peludas que arruinan carreras y sesiones de cine intenso, de maratones de Perdidos, de guerras de besos. Sin soñar con encontrarte, sin mentirme demasiado. Por favor, por doquier, por los botes de Pringles y los paquetes de 36 Sobaos Martínez, mi cama al borde del hielo, si la cambio de lugar quizá no note tanto su ausencia. Todo esto y mi tomo 1º del Quijote, que aunque suene a blasfemia, ha servido hasta de tabla para cortar lomo ibérico... ¿Qué habrá sido de los tomos 2 y 3 en Santiago? Lo comprobaré, si todo va según el plan, el jueves 19.

28 feb. 2009

Terapia

Hoy, entre líneas y sin que me vea nadie, le toca un ratito al desamor. Para equilibrar la línea dibujada en mi mente, la que separa los buenos recuerdos de los malos, para dejar que solo por unos minutos su recuerdo y sus palabras se evaporen en mis pensamientos. Porque hoy toca darle una tregua a mi cabeza, hoy me tumbo, descanso y exhalo algún buen recuerdo junto a 12 de los malos. Es terapia, ayuda a borrar de la cabeza a quien un día quisiste y todo se complicó. Reconozco que es muy duro, por ello no es la primera vez que dejo por aquí algún pensamiento, anhelo o simple preocupación por algo que, puestos a ser cobardes, quiero creer que solo existió en mi cabeza. Tanto hemos cambiado que ni sé si era verdad, o si me he vuelto loco. Pero supe afrontar, pude vencer y eso me hizo más fuerte. Porque como siempre digo, yo siempre aprendo a base de hostias. Sobre todo si son psicológicas. De las sentimentales; punto débil. Solo decirle a mi peque, que no está pasando por un buen momento, que sé que ella es tan fuerte como yo, y que podrá con uno de estos quebraderos de cabeza con líos amorosos, sentimentales... que vuelven a uno loco.

LoveTruthFreedom&Beauty.

21 feb. 2009

Madrid

Un autobús, un destino. Una casa, y por aquel entonces tú y yo también éramos dos, es decir, uno y uno. O por lo menos hasta que entramos por la puerta. Un fin de semana desnudos, al calor de los cuerpos y de la luz rosa de la vitrocerámica maldita. Paseos por las calles de la capital, con o sin compañía y si con ella, la mejor de todas; el silencio que acompaña a quienes con un cruce de miradas se dicen todo. Que me encantas y me encanta encantarte. Si algo saco en claro es poco más que eso. El resto se funde en una serie de sensaciones que por primera vez tengo el gusto de vivir. ¿Con quién sino contigo? Mejor imposible. Madrid y sus gentes, grandes encuentros y todo el ron que nuestros cuerpos pudieron tragar. El resto para mí, para ver por la noche Lost empeñándome en recordar el sabor de tus labios. Volver a cruzarme con el flow de la sonrisa con más estilo jamás vista, la de mi princesa, y encontrarnos cara a cara con el hombre que más ha dado tema de conversación en nuestra quizá corta pero intensa relación, sin contar a los dos retrasados que antes compartían nuestros días. Suerte que nuestro ron y su vodka limón nos impulsaron a borrar muchas cosas; quien no me crea, que busque el vídeo en mi móvil. Ron, ron, la vida pirata, la vida mejor. Y sinó que le pregunten a Juls, la que prometió dejar la cerveza y con ello todo lo que conlleva; el mus, la marihuana y la comida en exceso. Sabia decisión, suerte que a mí no me hace falta. Te tengo, y soy consciente. Por la forma en que te ríes, porque lo intuyo cuando vuelvo del servicio y te pillo echando un trago a mi Tequila Sunrise, con tu Sex on the Beach en la otra. Me encantas y me encanta encantarte. El mejor de los sabores, el de un Mc Flurry en la plaza mayor, pero en la de Salamanca, no hay que irse tan lejos.

10 feb. 2009

Quédate a mi lado

Yo decido, y si valoro me voy contigo. Cómete mi piel y dormiré en tu ombligo. Seguro que pegados y desnudos no hace tanto frío. O por lo menos pensaré en otra cosa. Los días se hacen más lentos, y en mi estómago mariposas, si te acercas, si me miras, si te duermes, si me rozas. Muérdeme la boca, acércate a esa sensación, siente lo que siento cuando algo me provoca; entonces nota mi corazón, taquicardias de deseo que envuelven mis pensamientos en nuestras noches de incontenible pasión. Respira hondo, y perdamos la razón; el tiempo, el rumbo, el sentido y la respiración. Bébete mi aliento en copa de Martini. Mezclado, no agitado, como si fueses James Bond y yo el psicópata malvado. Abrázame hasta que no respire, si me quedo sin pulso tu sigue, y si cadáver en tus brazos me besas, despierto; y lo que el cuerpo te pide ofréceme sin pensarlo, sabiendo que acepto si tu firmas en mi espalda con la tinta de tu mirar antes cansado, ahora más vivo por habernos encontrado. Cuento contigo, duerme a mi lado, y si no hay techo que cobije nuestros cuerpos extasiados haremos un hueco entre la razón y el frío para juntar nuestros labios. Que el vacío en mi pecho si te vas me lleve a la locura, que me han contado que el tiempo todo lo cura pero si no te tengo al lado, ni tus ojos ni tus manos ni la forma en que nos besamos me dormiré en la duda de saber si recuerdo el último de esos paseos bajo la luna me lo habré inventado. Te lo pido una vez más; quédate a mi lado.

9 feb. 2009

Ska, ska, escapa, escápate conmigo.

Mientras tú dialogas yo aprovecho y me pongo mi DVD de Amy Winehouse, me fumo el polvo que queda en el fondo de mi paquete de Golden Virginia para liar y recapacito en la frase que tus labios pronunciaron esta tarde sobre mi edredón. Sonrío por ello, aunque en el fondo no me lo acabe de creer todavía, y rezo por sacar un par de días de tu tiempo y del mío para escaparnos por ahí, a cualquier otra parte. Cuando lo pienso me entran unas ganas tremendas. ¿Haces algo este viernes?

3 feb. 2009

¿Novedades?

No te creas; todo sigue del revés. Es solo que mientras mi portátil se mantiene en estado de coma profundo invierto mi tiempo en cagarme en la madre que parió a Choni, a de la limpieza. No solo han registrado mi habitación de arriba a abajo con el dueño de la residencia, además lo han ido largando piso por piso por toda la residencia. Debería enseñarle una nueva palabra a Choni: intimidad. Al principio hasta me hacía gracia que simpre me pillase saliendo de la ducha cada vez que entraba a limpiar, pero lo de esta semana es para matarla.

Y si paso las horas pensando en esas chorradas es por no pensar en el cúmulo indeseado de suspensos que vendrán algún día de estos... Prefiero ir planeando mi próxima investigación social; Navalmoral de la Mata, 4 días del más loco puro carnaval. Cuento los días; Elena me ayuda.

Solo tenía ganas de actualiza y de desahogarme un poco, aunque obviamente quien me conoce sabe que no estoy así solo por esto; y tú, ¿Me conoces?

28 ene. 2009

24 ene. 2009

Diez(yNueve)

Un año de cambios, de retos y preguntas, de caras nuevas y reencuentros con las viejas. De escapadas, viajes y vuelta a casa por navidad. Un año para dar rienda suelta a mis emociones, para hacer locuras y para arriesgar. Para cambiar los papeles e invertir el sentido hasta darle la vuelta a la realidad. De inversiones en calidad de vida, callejones sin salida y un billete solo de ida. De experiencias diferentes, de conoceros y conocerme, de fuerzas empeñadas en seguir adelante y de pesadumbre por abandono.

Cambio de contexto siempre implica cambio de actitud. Y que quede claro que intenté evitar todas tus miradas hasta que te conocí. Otra cosa es que pudiese. En un año comprendí que todo lo que precede siempre vuelve, de una u otra manera. Que cada uno hace lo que puede por salvar su pellejo y que yo no voy a ser menos; que valgo el precio que yo mismo me pongo; la clave del éxito es saber etiquetarte un buen precio y no sobreestimar el de los demás.

Un año más y alguna que otra arruga, me veo en el espejo diferente, quizá por los reflejos pelirrojos. Nuevos colegas, locales, ambientes; nuevo enfoque con su correspondiente nueva situación. Si algo define a los últimos 365 días son todos los cambios que he experimentado a lo largo de ellos.

Aprendí en este año a que para mí Nochevieja solo significa una cuenta atrás de 25 días para que empiece en mi vida un nuevo año. Por ello las valoraciones anuales no llegan hasta el día 24 de Enero de cada año. Gracias a quienes se dejan caer por aquí; sabéis que me gusta. Y mucho. Y los diecinueve no se cumplen todos los días…!

20 ene. 2009

Estimado lector:

Puestos a ser optimistas quiero creer que si está usted leyendo esto es porque ha leído algo mío previamente y siente curiosidad por saber qué pretendo decirle. Si soy un poco más realista, y ya que puede que esta vez sea la primera vez que me lee, me gustaría saber lo que piensa; ¿Qué pensar al leer simples fragmentos de la vida de una persona? ¿Que qué pensaría yo? Realmente no tengo ni idea.

Cuando abrí este blog no sabía muy bien cómo tomarle las riendas; ni siquiera sabía si escribiría sobre mí o simplemente sobre cosas que me gustan. Poco a poco el blog ha ido tomando forma, la forma de cuaderno de bitácora en el que de vez en cuando, y solo de vez en cuando dejar alguno de mis pensamientos más relevantes; generalmente positivos aunque los dolores de cabeza tienen aquí un buen hueco. Hoy por hoy suceden tantas cosas y todas tan rápido que antes de quedarme embobado ante el mundo viendo como todas ellas pasan sin más prefiero invertir ese tiempo que perdería viendo todo pasar en calidad de vida; cosquillas en su cintura, miradas intensas o el roce de mi cara con su espalda conforman la baza de posibles inversiones, y en mi cama cotizamos al alta. Invierta donde invierta obtendré como beneficio una fuente de inspiración para seguir con lo mío. Mis días, mis letras. Parece que rozando los 19 (apenas 5 días quedan) encuentro por fin algo que no había encontrado antes y que, espero, me siga dando ganancias como hasta ahora. Creo que ya sé de qué va mi blog; de lo que siento realmente, de lo que me sublima de tal manera que necesito escribir sobre ello. De sus besos en todas sus facultades: intensidad, color, sabor, textura, ritmo, forma, tamaño, materia y nivel de perfección. De todo lo que tras esos besos quise quiero y querré escribir.

Por todo ello quería agradecerle que comparta conmigo estos momentos tan intensos, las sensaciones sublimes que experimentamos con las altas dosis de adrenalina, con el hervor de las hormonas acelerado al máximo o con unas caladas de tranquilidad. Porque no hay nada más satisfactorio en el mundo que recrearse contando al detalle una experiencia increíble. Por muchas más de éstas y por muchos lectores a quienes usted mismo incitará a leerme, quiero darle las gracias.

Sinceramente; Will

18 ene. 2009

Vértigo

Busquemos un día y yo me encargaré del resto; y después intenté dormir. Cuando abrí los ojos lo único que vi fue el reloj, y con ello las 19 horas que quedan antes del primer examen. Entonces y solo entonces asumí el vértigo que se adueñó de mi cuerpo al pensar en la odisea que queda de aquí a Febrero; lo sé, solo son 4 exámenes, pero cuando ni has ido a clase ni has tocado un folio con apuntes en más de dos meses, el vértigo es mucho mayor. Confía en tí mismo y puede que hasta te valla bien, pensé. Y en unos días tendremos los resultados, o conclusiones previas a estos. A esto lo llamo yo jugar con fuego, pero en este caso hay un extintor llamado Septiembre, ¿no?. Espero que no sea otra de mis ingenuidades, porque parece que no paran de jugar malas pasadas en estos días. Acabo de ir a por una Coca-cola, y me he dado cuenta de que algo no encaja; todavía hay una Light entre las mías, y yo no la quiero. ¿Voluntarios? ¿Algun Sheriff en la sala? Si yo viese todo desde ahí arriba quizá también sentiría el vértigo. Aunque quizá es la resaca lo que me hace sentirlo. Ya no sé.

14 ene. 2009

Sobre cómo llegar a tomar una primera impresión

Lo primero que te pasa por la cabeza cuando encuentras a alguien con quien coincides en todo escepto en tu imagen sobre Najwa Nimri es que a pesar de todos tus intentos por impedirlo, te han clonado. Lo segundo que te acapara la atención es el hecho de pensar que esa persona tiene tan solo dos opciones en tu camino; o te gusta y te engancha o sencillamente le tienes miedo porque es igual que tú.

Y una vez que analizas la situación y decides dejarte llevar, por mucho que partas desde un NO, todo parece en tu contra y parece pretender hacerte ver que lo que tienes ante tus ojos es lo que puede que necesites. Pero...¿Cómo saber si estás en lo cierto? Si te ponen ante una nueva droga en tu vida ¿La pruebas o no? ¿Acaso tienes miedo de que si decides no hacerlo te tiente mucho más porque te lo has prohibido? Déjate de gilipolleces, pensé. Y sientes el ritmo de fusiones de R&B con Reggae mientras notas que no solo tu corazón se ha excitado, y entonces... ¿Qué haces entonces? ¿Qué decides cuando ves que el espacio entre los dos es tan pequeño como el diablillo rojo que te habla desde tu hombro izquierdo? ¿Porqué no consigues ver que a la derecha está el otro con alas y túnica blanca?

Y reconstruímos la cabaña en el piso de abajo de una litera. Las mantas que tapaban toda entrada de luz en en refugio hacían de este un microclima con la temperatura exacta; -¡Pero Patricia, cojones, cierra las ventanas que nos vas a congelar!- le grité a la friki que convive con More, la que no quiere agregarme al puto Tuenti. Y mientras lo hacía se me pasaba por la cabeza las horas de clases sobre sexo en todos sus aspectos y modalidades de juego que le dí. O las otras tantas sobre drogas, usos y efectos, tipos, clases y forma de consumición. Si parece que nació ayer, la tía...

Espera, para, para, para; Esta historia te la conté anoche entre cervezas o es impresión mia? Lo siento, no quería hacerme pesado. Qué, hacen unas birras esta noche? Si quieres puedo invitar yo... :)

10 ene. 2009

Yo siempre uso el punto y coma...

Me han contado estas navidades muchas historias. Me contaron la tuya, la mía y hasta me contaron el final de la nuestra. Aunque suene duro, esta por lo menos tenía buen final. Amor; qué fácil lo pintaban. Si hasta prefería la sencillez de mi vida sin conocerte. Cuanto más lo quieres más te cuesta, y yo que creí que tan solo eran bobadas de la gente, me llevé la sorpresa. El caso es que no encuentro sonrisas al despertar, el olor de tu champú, ni besos de buenas noches, ni pensamientos incontrolables. Y no puedo evitar recordar los pocos pero intensos que guardé contigo.

Y una vez pudo ser y, lo sé, la cagué y otra vez lo intenté y ya era tarde. Bien, me largué, probablemente demasiado pronto, ¿Qué quieres que haga? No sé controlar bien el tiempo. Algún defecto tenía que tener. Te encontré, te idolatré, te conocí, me enamoré. Si lo negase sería un necio, ni la pena merece. Siempre demostrando que no hay absolutos y que solo existe lo relativo. El que quiera, que lo entienda, el que no, ¿cómo te llamabas...? Y venga, a la cama, que no son horas. Solo un ratito más... ojalá hubiese soñado con otras cosas, y no con que los fantasmas del pasado no eran tan malos. Lo son, y lo sé; no me culpo por ello, ya he dicho que procuro no arrepentirme. Así que sin más, demos paso al tiempo, que transcurrirá sin que nos demos cuenta mientras nuestros subconscientes nos hacen fantasear de cualquier forma; a poder ser, sensual. Y la bienvenida al oficialmente estrenado 2009. ¿A tí también te tiene buena pinta?