3 may. 2011

El de las cosas que solo yo entiendo.

Aún quedan vicios por perfeccionar en los días raros, y hay que joderse con Mayo. Porque antes podía, porque ahora podría, y sin embargo. De contrariedades múltiples y complicidades parcialmente implícitas, hablando de noches que cambian de sabor pero sintiendo. Y de ahí el sinsentido que cobraba sentido pensando en Par; "Todo es dejarse dejar, que el sueño nos lleve."

A ver si me explico, porque si acaso alguien ha conseguido llegar al segundo renglón, debe estar flipando. De todas formas nunca me ha gustado ser claro, mucho menos conciso, porque de haber sido así todo esto no tendría sentido. El caso es que lo tiene. Lo que yo quería decir es que Mayo entró pisando fuerte, aunque estar perdiendo no significa estar perdido, ni nada que se le parezca. Haber bajado la guardia un segundo solo supone tener que enfrentarse a la realidad que te has perdido. Todos sabemos cómo van estas cosas, tener alguien al lado es lo importante en estos casos. Podría haber hecho una lectura mucho más profunda de mi explosión mental, pero hay cosas que no se pueden escribir. Podría expresarlo con trozos de canciones, pero hay cosas que suenan mejor tocadas y cantadas, como parte de un todo. 


1 comentario:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

El vértigo que da terminar una frase en "y sin embargo."