4 nov. 2010

El de las frases inconexas que para mí tenían sentido.

Deja que te coja, sin olvidar esos momentos más intimamente yonkies, de los mejores. Camarero, un vaso de leche bien fría con cacao mental, remuévalo con un no tan antiguo archienemigo y desayuno completito. Consumir preferentemente con croissant relleno de chocolate. El asunto de los temores, vaya por dios, yo nunca los vencí. Y por las noches, quitaremos pafuera las telarañas, que Halloween ya se acabó, que nuestras órbitas han vuelto a chocar, que todos salimos virando aleatoriamente del epicentro. Y punto. Jo, lo siento, me tengo que ir, serán solo unos días en casa.Y si podemos, de noche un ratito, justo justo antes de dormir, nos recordaremos el uno al otro, en nuestras cabecitas locas. Que me voy, que ya me he ido. Que ya he vuelto. Que sí, que sí, que a tu lado como un crío.  

Estreno apartado de música y de imágenes. Un par de temas objectivos y las fotos de la fiesta de Halloween en el Castillo de la Muerte, el hada de la Muerte y el (literal) "Marica del Siglo XVII"

1 comentario:

Paula dijo...

que me voy que ya me he ido,que ya he vuelto..que si que si que a tu lado como un crío :)