5 nov. 2010

El de la noche en que debería haber estado viajando y sus consecuencias.

¿Quién reharía su maleta porque su viaje se retrasase 24 horas? La respuesta es muy sencilla, solo alguien a quien esas 24 horas de espera le hayan cambiado el Norte y el sentido por completo. Olvidar conlleva a la ingenuidad, perdonar no es mi fuerte. No hasta que no reconozco mi culpa. ¿Porqué no la veo por ningún lado? En definitiva, ¿Cuál es la solución? Todavía no me he ido y ya estoy empezando a ver las consecuencias de mis primeras 24 horas fuera. Pues vaya. 

En menos de una hora comienza de nuevo un viaje hacia mis adentros. Para profundizar, valorar, darme cuenta de todo aprovechando la distancia. Tengo miedo de lo que puedas hacerme esta noche en mis pensamientos, me duele sentirme así de vulnerable. ¿Qué hago?