11 may. 2010

Telephone.

Todavía estaba allí, y aunque mis ojos estaban prácticamente cerrados, mi mente seguía tramando. Apalancado en un sofá de cuero negro que no hacía sino refrescar mi espalda, pasadas las 07.30 de la mañana fue cuando por fin comprendí que aquel inesperado no iba a venir. Volví a abrir los ojos, a tiempo para ver el reloj marcar las 16:00. Todo parecía diferente, y en mi cabeza todavía sonaba una melodía. Me toqué la frente, estaba ardiendo, y me incorporé de la cama. La melodía seguía taladrando mi cabeza cuando quise entender que era el teléfono, que no había parado de sonar desde la última vez que mis ojos se habían cerrado. Una reconfortante sensación me hizo entender dónde estaba y qué coño hacía en aquella habitación. Entonces, el teléfono empezó a sonar de nuevo. Deja de llamar.

1 comentario:

Karly dijo...

Buenísimo el vídeo de GaGa! No había visto ese acústico. Me encanta.
Qué buenas vibraciones dan al pasar por aquí. Me encanta esa canción de Polock!!!
Genial ese escrito...te espero por el mío!