2 may. 2010

Otros cuentos

Estaba yo aquí de nuevo, sentado en la ventana y otros cuentos. Pensaba, entre otras cosas, a dónde han ido a parar las historias de amor verdadero y otros cuentos. Y quien dice cuentos dice historias, que son verdades en el fondo. Entonces se me dio por entrar en la bola de cristal de Tom Chaplin y tuve que ponerme unos calcetines grises porque con los pies fríos no se piensa bien. 

La cosa derivó, y siguió derivando, y me llevó un rato a bucear por el Támesis con muchos pensamientos bajo presión. Cuando quise darme cuenta, estaba recordando el día en que una gran amistad me enseñó que las canciones están cargadas de recuerdos. Pensé en toda esa gente a la que una sola canción le ha marcado una decisión en su vida y otros cuentos. Me acordé de cuando la vida era tan simple como eso, como para dejarse llevar por una melodía. Fumando todavía en la ventana y notando el aire en la cara me di cuenta de algo que todavía no quiero asumir y otros cuentos. La necesidad latente de un baño en el mar me suplicó entonces a gritos que me diese un respiro. 


Sentí el aire refrescar, y saliendo de la bola cristalina noté que estaba seco. Ninguno de mis dos chapuzones mentales había resultado del todo satisfactorio. En definitiva, y aunque todavía quede el Domingo por delante, no ha sido la mejor de las semanas. Pero a pesar de todo voy a sacar una sonrisa, aunque solo sea por poder pasar un rato Somewhere Only We Know y otros cuentos, o canciones, que contienen historias, que son verdades en el fondo.


No hay comentarios: