10 may. 2010

Escondiéndome de los errores que a la larga pasan factura, me encontraba sumiso ante la inminente realidad que se me echaba encima. El tiempo avanzaba imparable, los días, las horas, todo semejaba una especie de complot para vencer a mis ganas de seguir. A pesar de todo, una vez más me vi tomando decisiones precipitadas y contradictorias, encontrándome con las consecuencias de éstas en cuanto me descuidé. Nunca he tenido demasiada predilección por los choques frontales, pero tampoco he aprendido a esquivarlos, al menos hasta ahora. Lo que sí conseguí a base de presión en la toma de control de mi realidad fue a calar a los demás; el destino entonces me enseñó el verdadero significado e importancia de saber tener una buena cara de póquer, ya que la vida está hecha para los jugadores, los que tienen claro su objetivo y no se rinden sin alcanzarlo aunque fracasen una y mil veces en el intento. Está diseñada para aquellos a quienes no les importa caer porque ya han aprendido a levantarse por si mismos y de una sola pieza. Y aunque a veces soledad, tristeza o simplemente ansias de cambio nos conducen a través de días sombríos, grisáceos y fríos, son éstos los que deben servir como ejemplo de superación personal.

4 comentarios:

- cuando ya no sirven las palabras dijo...

Wow, me encanta el rollo que transmite este blog!
y sonando Polock, genial!

un saludo!

Karly dijo...

Diosss...buenísimo este blog, me hago seguidora ya!!!te vi por el tuenti en lo de la página de blogs!^^Y polock!!!!!!!!!te sigo...te espero por el mío:



http://www.lovingmeghannebynes.blogspot.com/



UN b7e

Karly dijo...

gracias por el comentario, will!!me seguiré pasando por aquía firmarte y devolverte firmas.^^

Saleta dijo...

Meee encanta! :D