20 oct. 2008

Pequeñas Dosis de Sinrazón

Porque por mucho que las cosas sean siempre muy complejas, lo más fácil es no complicarse la vida. Siempre procuro simplificar, intento no hacer de cada cosa un mundo e intento separar temas, intento que entre ellos no exista relación alguna o, si ha de existir, que sea mínima. Simple, ¿no?. Reduzco hasta que entiendo. Así consigo que los problemas no duren demasiado, ya que cada verdad en nuestra vida adquiere la intensidad que nosotros le demos, y, bajo mi punto de vista, el secreto está en saber darle a cada cosa su justa importancia. No hacerse ilusiones. No hacer una montaña de un grano de arena. No creer que existe algo más donde claramente no hay nada más. Es complicado seguir estos principios, pero son eficaces. Así, aplicando estas reglas básicas puedo disfrutar día a día de las pequeñas cosas, dándoles la importancia que tienen; ni más ni menos. :)


4 comentarios:

Anónimo dijo...

te agrego a la de ya!

dame.pistachos dijo...

ni una de tus palabras le gana en verdad a la siguiente, pero ahora has de creerte tú todo eso, no?
;)

Naxete dijo...

Un gran comienzo del blog, un lugar donde expresar lo que sientes y que la gente disfrute leyendo tus textos.
Sigue asi bixo :P

Por aki se te exa ya de menos

Anónimo dijo...

esas fotos me recuerdan tanto al bajo a ese proyecto ya muerto justo hoy..