20 oct. 2008

Extraño Domingo de Otoño

Título de película romanticona para la entrada de un día cargado de sensaciones y situaciones que, aunque un día cualquiera me emocionarían, hoy he dejado que pasen sin más. Hoy no tengo ganas ni de hacerme ilusiones; las últimas han salido caras. Es frustrante ver como intentas darle algo así como un sentido a tu vida y las actitudes de los demás te tiran tus intenciones por la borda. Es difícil y complejo el estado de ánimo que experimento; tanto que no soy capaz de explicarlo, y probablemente ni quiero. Estoy bien, pero por dentro estoy confuso por muchas cosas. Éstas se manifiestan en mis palabras, en mis actos, y han hecho de hoy un domingo extraño; desde que amanecí, con correo nuevo que me dejó pensativo, pasando por la tarde en la que ciertas cosas me echaron atrás hasta ahora, hasta las 3:47 de la mañana, recién llegado de la habitación de enfrente, de sacar a la luz viejos recuerdos llenos de polvo, la mayoría vivencias difíciles. Tengo interés por conocer la parte de la historia que nunca he sabido, la extraña relación que existía entre esas dos personas a las que he querido tanto. Esa relación que en su momento parecía increíble y que ha visto como se rompía el último hilo del que pendía. Esa relación de amor-odio o, más bien, de algomasqueamistad-odio, o simplemente de algo que nunca supe ver, que estaba oculto o que nunca entendí.



Vuelvo, un día más, a acostarme en un mar de dudas, arropado por mi esperanza y mi fé en que las cosas saldrán bien algún día. Esperemos que no tarde en llegar ese dia.

1 comentario:

dame.pistachos dijo...

vamos a ver... te digo por experiencia que a las 3 de la mañana cuanto menos uno se siente extraño. duerme y oblígate a sentirte bien.