25 oct. 2010

El del miedo a lo desconocido (Runaway)

De episodios piloto de mi vida y de la tuya, de como todo empezó cuando ni siquiera éramos capaces de verlo venir. El simple hecho de saber que no fui el único al que todo esto le pilló de imprevisto me despertó una mañana de Octubre con las ganas de. Escaleras por doquier y yo en descendencia a través de ellas. La vida se siente mucho más intensa cuando bajas a la calle con una sonrisa de idiota y sonríes a la gente, y hablas por los codos con camareras, tenderos y demás personal.

Durante aquellos días con sabor a final de mes, esperaba impaciente el momento de verlo precipitarse hacia la tierra como una bola de fuego procedente de quién-sabe-dónde. Y para endulzar mi espera, recibí noticias inesperadamente expectantes de la única persona que supo ayudarme en su día a afrontar los restos del naufragio, los restos que el Tornado había dejado tras de sí. Solo una palabra en mi mente, aquella que me acompañaba allá donde iba: Runaway, o el miedo a lo desconocido.

Así que decidido, me levanté de la cama con la intención de poner en orden una y mil cosas. He barrido unos cuantos monstruos de debajo de mi cama, y he cambiado las sábanas. Me pregunto a quién olerán esta vez.

5 comentarios:

pal0ma dijo...

esto está pero que muy bien :)

Orologiaio dijo...

Cambio de chip, que lo llaman ;)

Ecatombe. dijo...

tuu blooog se sale! (: te sigooo!
http://notpennysboatt.blogspot.com/

UNBESO!

Anónimo dijo...

A lo mejor huelen a payaso.

Clementine dijo...

A empezar de cero.
:)