28 feb. 2010

Púm!

Tampoco recordaba lo que se experimentaba al sentirse fracasado. No me gusta que los planes no salgan bien, y odio ese instante en el que de repente, a tu alrededor todo empieza a destrozarse. Por supuesto la onda expansiva de tanto destrozo me ha alcanzado, lo ha arrasado todo a su paso. Antes que quedarme como un gilipollas contemplando "los restos de" yo voy a seguir con lo mío.

Es decir, que me voy a mi casa porque algo me dice que es lo que necesito. A pesar de ello, el asunto me da hasta miedo.

No hay comentarios: