5 feb. 2010

Mojado.

Solía salir a la calle en las noches de lluvia a pasear para no pensar. A veces mis pasos me llevaban más lejos que mi imaginación y terminaba por arrepentirme de haber salido. Otras, sin embargo, mi imaginación me distraía construyendo alguna historia de misterios, romance y pasión, guiándome así los pasos hacia lugares recónditos. Son esas las noches que recuerdo mejor, las que más valieron la pena, convirtiéndose así en razones para salir de nuevo a caminar bajo la lluvia.

1 comentario:

Michelle Durán dijo...

Me gusta este blog. Se me hace descomplicado. Se me hace digerible, se me hace que voy a pasar por acá un par de veces más (cuando digo par de veces quiero decir muchaaaas veces, así que ... prepárate) jajaja. Lamento haberte asustado, pero es lo que sucede cuando un blog me llama la atención . Saludos.