9 jun. 2011

El de las confesiones de media noche.

Situémonos, o que por lo menos me sitúe yo; al borde de mediados de Junio y con la muerte en los talones, se blandía el viento en tifones contra nuestros corazones, se sentía en el ambiente, se mascaban tragedia y menta a partes iguales. Los bailes ya no acababan a medianoche, se alargaban hasta altas horas, y tal vez mañana fuese el ejemplo más claro del asunto en cuestión. Y el problema radicaba en que yo solo era capaz de situarme cuando me sumergía en sinrazón, y eso hacía temblar mis cimientos mientras me cuestionaba la frase que escribí, tres años atrás, en mi perfil de este, nuestro Blogger, donde tantos desvaríos habré parido.

Entonces y solo entonces conseguía yo caer en la cuenta de. Volvía en mí y trataba de ver el mundo con la perspectiva que me había faltado, tratando de reubicarme, de situarme. Pasaban de las doce, era un jueves no-tan-cualquiera, el cumpleaños de Laura Casiraghi y ninguno de los dos podíamos salir de fiesta, y entonces todo era una mierda. Ni siquiera podíamos hacerle una escotilla con mil regalos de Casa y Zara Home como ella se merecía, porque ya no estaba aquí, y se notaba su falta. Yo pasaba los días encerrado en todos los sentidos del concepto, y necesitaba que todo terminara ya y volver a casa, con las mías. Algunos eran días de ver llover en la ventana y ansiar mucho muchísimo. Otros eran de autoconvencimiento y un vano ápice de motivación que rara vez se veía focalizado en concentración o algo por el estilo. Solo aquellos premiados con pequeñas dosis de pecados, lujurias o colocones eran los que me hacían llevadera la espera. Porque cuando uno se retira de un deporte, solo le queda contemplar lo que viene después, los que acabarán arrebatándole títulos. Solo que esta vez el deporte era tóxico y su veneno solo causaba sensación de falso poder. Gracias a dios, a mi nunca se me llegó a subir a la cabeza. De eso no he sido tan adicto como creía.

1 comentario:

welcometotijuana3 dijo...

¿Que qué tengo que decir al respecto?
Pues que te quiero Willlll y que encantada de haberte conocido y de habernos hecho amigüitos, porque esto no va a quedar así, por que me haceís mucha falta y lo sabeís. Os quiero a todos los Salamandros de este año, que espero se repita en un n muy lejano futuro!!! besos de una Casiraghi de casta, de casta Bronxtoleña por supuesto. MUAC