23 sept. 2010

Septiembre (II)

Como hojas que danzan al viento así os recogerá el tiempo y os hará rodar, y rodar, y rodar...
Las ganas de volver a empezar y esta vez a lo grande podían conmigo. Mientras calculaba con los dedos de las manos, la mirada se me perdía entre el vaivén de cosas vistas, por ver, caóticas. Si me hubiesen preguntado hacia dónde iba durante aquellos días, hubiese respondido que aunque no lo sabía con certeza podía casi palparlo. A intervalos de lluvia y aparente calma y entre calada y calada, los días pasaban por mi erosionando mis ganas sin llegar a mermarlas. Aquel final de Septiembre tenía fuerza de por sí solo, y todos podíamos salir disparados en cualquier momento. -¿Qué es esto? - Me preguntaba mientras sentía temblar el suelo; -Oh, no, dime que esto no es algo sísmico.-

Vistas desde playas astrománticas me recordaban que en mi camino me quedaban demasiadas cosas por vivir hasta llegar hasta el punto que, por fin, conseguí fijar en mi cabeza. En mi barca solo hay hueco para quien quiere remar a mi ritmo.

No hay comentarios: