16 sept. 2010

Septiembre

Miles de sentimientos contradictorios peleaban por hacerse con el control de mi estado de ánimo, y yo solo sabía seguir caminando hacia delante, sin pararme demasiado con ninguno de ellos para no salir peor parado. La vida se dedicó a darme lecciones de madurez cuando septiembre y su "oh dios mio" me rodeaban, así de sopetón. Yo me deleitaba a ritmo de blues en algún bar dejado de la mano de Dios, apurando un cigarrillo y alimentándome de una cuenta atrás que semejaba no acabar nunca. Me entretenía viéndome a mi mismo bajar corriendo por las escaleras desde un quinto piso lleno de disonancias rítmicas, pensando en que el surrealismo se había adueñado de mi vida desde la raíz. Por aquel entonces no cubría ni la mitad de mis necesidades primordiales, pero las sabía suplir para no darme cuenta. No demasiado. La vida a veces es mucho más simple sin tener en cuenta más variables de las estrictamente necesarias, y al aplicar esto a mis circunstancias lo volvía a poner todo patas arriba. Algo en mi cabeza no cesaba su grito desesperado, pidiendo atención primaria mientras las variables no cesaban sus movimientos imprevisibles. A mí todo aquello me volvía más loco de lo habitual; pero por alguna clase de suerte, algo en mí me obligaba una vez más a seguir adelante con lo que se pusiese en medio de mi camino hacia ninguna parte. Durante aquellos días, hubiese regalado hasta mis principios a cambio de una pequeña dosis de seguridad en mi mismo. Temblaban mis sentidos desde la primera vez que ingería líquido tras levantarme, y no cesaban hasta quedarme placenteramente dormido. Solo había algo que quería hacer, y era llegar a casa cuanto antes para tomar el último respiro. 





3 comentarios:

El ser Bohemio dijo...

Es muy lindo lo que escribes. Me encanta la forma en que describes lo acontecido y la forma de plasmar lo que sientes. La seguridad en uno mismo es tambiém parte de la enseñanza de esta vida. Poco a poco vamos aprendiendo a valorarnos y querernos como somos.

Me gusta como podés plasmar lo que sentís.

Es la primera vez que entro en tu blog y la verdad me encanto. Seguramente me tendrás nuevamente por estos lugares (te sigo). Te dejo la dirección de mi blog por si lo querés visitar:

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

Desde ya muchas Felicitaciones!!!

Wendy dijo...

llegar a casa y tumbarse!

Patricia Rodriguez Aranguren dijo...

Me gusta como escribes, me gusta tu forma de sentir, me gustará seguirte :)
Un saludo! Pasate si puedes