13 abr. 2010

Todavía me pregunto cómo me recordarás; si como el chico perdido al que amparaste en un motel o como el corazón roto que parcheaste durante una noche de silencios. Cada vez que recuerdo el roce de tu piel noto que me cuesta respirar, probablemente porque yo te recordaré siempre como mucho más que todo eso. La reminiscencia de esa noche de cuerpos irascibles y palabras reconfortantes pesa en mi conciencia como algo que me gustaría haber podido continuar. Aunque hoy probablemente sea demasiado tarde.

No hay comentarios: