26 dic. 2008

Otro rollo, totalmente.

Una vez más me doy cuenta de que está todo del revés. ¿Porqué sinó me doy cuenta siempre tarde de que la llave en Pontevedra va con los dientes hacia abajo y en Salamanca con ellos hacia arriba? Si es cuestión de comparar, habría que tener un punto de comparación, una referencia. Y no la hay, porque no hay color, porque no tienen que ver; otro rollo. Totalmente. Al margen del handicap que cada uno logremos, en el fondo siempre nos sorprenderemos un día intentando abrir el cerrojo con la llave del revés.

Y no hay manera, Guillermo, no te entra en la cabeza. Las rutinas no son lo tuyo, no te van los convencionalismos y siempre estás intentando que las cosas cambien y sean más justas (a tu medida). ¿Que porqué hablo conmigo mismo? Pues porque puede que hasta me esté volviendo un poco trallado. El caso es que sin comerlo ni beberlo hace escasos minutos noté el viento frío en mi cara, la humedad entrando por la rendija abierta en la ventana de la terraza, como hacía meses que no me sentía, inhalando y exhalando las palabras, los sentimientos y las ganas de volver atrás para poder de nuevo ser egoísta en ciertos aspectos. Pero me doy cuenta de que así tiraría por la borda los tres meses de cambios pequeños pero incesantes. Y eso es algo por lo que no estoy dispuesto a pasar; como he hablado hoy con Lau, miro hacia atrás y me veo con 15 años como un auténtico niñato, y sé que en un tiempo miraré atrás de nuevo y, auqnue me imagine con casi 19 y todavía algo inmaduro en comparación, seguiré sintiéndome orgulloso de haber tomado hoy por hoy decisiones que no causen demasiados estragos. Ni a mí ni a los que me rodean. ¿Para qué hacerme/hacerles daño si todo está del revés?

3 comentarios:

freshlovers dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
freshlovers dijo...

yo lo que creo es que estabas borracho... al abrir la puerta y puede que al escribir todo esto... :P

tripiko dijo...

feli navida xikillo;)