20 jul. 2010

La brisa marina despuntaba en el calendario los días de un verano que ya no sabía a cuenta atrás. Mientras todos se bañaban en el mar y poco antes de unirme a ellos, me preguntaba qué estaba pasando conmigo. Reía, buceaba, bailaba los palos del diablo y me quedaba haciendo el muerto sobre el Atlántico. No quería parar, o más bien no podía.  Cada oportunidad me sabía sin sentido o me resultaba poco rentable. No podía calcular mi siguiente movimiento hasta que no avanzaba y todo parecía un poco mundano. Durante aquel caluroso Julio nunca quise hacerte entender lo que te echaba de menos porque ni siquiera yo podía cuantificarlo. Y en vista de que había que "vivir juntos, morir solos" decidí que era el momento de espabilar. Prosiguió mi marcha al compás del ritmo veraniego en cuanto terminaron estas palabras.

2 comentarios:

Jon dijo...

"vivir juntos, morir solos". Cómo "me gusta"

Ana María López dijo...

Hola! me gustan mucho sus pensamientos y la forma en que los retrata en el blog =)

Me llamo Ana María y soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me gustó mucho su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Le cuento que me encuentro construyendo alianzas con webs amigas para así atraer más visitantes y poder hacer más conocida mi web. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si está de acuerdo. Hágamelo saber.

Suerte con su web! :)
Ana María